3. Completa tu perfil. Tomate todo el tiempo necesario para rellenar la información del perfil. Ya sabemos que es una tarea tediosa, pero cuanta más información proporciones, mayores serán las posibilidades de que un potencial reclutador te encuentre. Esto no significa que debes tener un perfil interminable que nadie puede leer entero; se trata simplemente de proporcionar toda la información necesaria, pero sin dar nada por sentado.

Si no has visitado tu perfil desde hace mucho tiempo, asegúrate de que toda la información esté perfectamente actualizada, especialmente los datos de contacto.

4. Optimiza tu perfil. ¿De qué sirve tener un buen perfil profesional si nadie lo encuentra? Algunas recomendaciones para aumentar la visibilidad de tu perfil y optimizarlo para el posicionamiento en buscadores son:

Establecer opciones de visibilidad de perfil correctamente y asegurarse de que sea público, ¡entre más personas lo ven mejor! En el menú de configuración tienes una sección llamada comunicaciones. Marca la opción que indica que está abierto a recibir propuestas de empleo.

Posteriormente, configura una dirección web personalizada para tu perfil (URL amigable), en lugar de utilizar la URL proporcionada por Linkedin de forma predeterminada. En tu nueva dirección web debes incluir tu nombre y una palabra clave que te describa profesionalmente, como “Pedro Sánchez, Auditor Financiero”.

¿Qué tipo de palabras clave utiliza un reclutador para encontrar un perfil similar al tuyo? Una vez más, elije palabras clave relevantes para posicionar tu perfil y utilízalas frecuentemente en los diferentes campos de tu perfil (tratando de mantener siempre un lenguaje natural).

Presta especial atención al título profesional, ya que es la primera cosa que cualquier persona que visite tu perfil verá, y prácticamente lo único que los reclutadores verán en los resultados de búsqueda. Para ello te aconsejo que selecciones un título claro, conciso y descriptivo. Si actualmente estás desempleado, puedes incluir una breve descripción de la posición que deseas encontrar.

5. Traducir tu perfil. Si no descartas buscar trabajo en el extranjero, te recomiendo traducir tu perfil a varios idiomas.

6. Sé proactivo. Ahora que tienes un perfil establecido correctamente, el próximo paso es comenzar tu búsqueda activa de trabajo. Recuerda que Linkedin es una red social dinámica que tendrás que administrar como tal, no una página web estática donde podrás subir tu currículum y sentarte a esperar que te llamen.

7. Define una estrategia. Antes de comenzar a administrar tu perfil de Linkedin, piensa cuidadosamente sobre la estrategia que vas a seguir. Busca perfiles similares al tuyo y analiza cómo actúan. Reflexiona sobre su marca personal y tus fortalezas como trabajador. ¿Qué tipo de imagen quieres proyectar? ¿Cuáles son las fortalezas profesionales que te distinguen de otros profesionales? ¿Qué tipo de personas quieres contactar? ¿Cómo podrías llegar a ellos?